¿Porqué no deberían faltar los Frutos Rojos en tu dieta?

Sin duda los Frutos Rojos (frambuesas, grosellas, moras, fresas, fresillas,  arándanos, cerezas…) son uno de los alimentos por excelencia porque poseen unas notables cualidades, entre ellas los antioxidantes, que actúan combatiendo los radicales libres que resultar ser precursores de la degeneración de nuestras celulas.

Consumientdo Frutos Rojos nuestra piel mejorará, contienen polifenoles, flavonoides, antiocianinas, son buenos para nuestro corazón, imprescindibles en una dieta adelgazante, así como todos aquellos que quieran optar por una dieta sana y saludable.

Sus vitaminas B, C, y E protegen nuestra piel pero también tus articulaciones, nuestros huesos, nuestra salud ocular, mantienen el colesterol a raya y favorecen la no retención de líquidos.

Tomarlos solos o mezclados son una fuente de salud, por eso no deberían de faltar en tu dieta, ya sea en el desayuno, almuerzo, merienda o cena.

Son productos sin gluten, aptos para celiacos, veganos, vegetarianos, diabéticos.

Su preparación es fácil y muy versátil, marida con recetas tanto dulces como saladas, se pueden tomar solos,  con yogur, helados, cremas, quesos, ensaladas…

Combinalos cómo tu quieras y a disfrutar…